Por mi raza hablará el Piporro

Archive for the ‘Nuevo León’ Category

Las Quintas y las Sextas

In Nuevo León on diciembre 14, 2009 at 10:35 am

Siguiendo con eso del nombre de las propiedades, común se volvió en últimas fechas tener o rentar una Quinta. Y no hablo de amores, sino de esos terrenos con palapa, asador y a veces alberca, propios para la social convivencia y el sano esparcimiento (ajá).

Quinta, según el Diccionario de la Lengua Española es un derecho de 20 por 100, o cualquier porción de una dehesa o tierra, aunque no represente su quinta parte. Sin embargo, la más adecuada definición es la de una casa de recreo en el campo por la que los usuarios pagaban como renta la quinta parte de los frutos producidos durante el uso (lo que en nuestros tiempos implicaría que por la renta de una quinta entregaríamos al propietario 2 T-bones por cada 10  puestos en el asador).

En alguna de esas veces que anduve mondadeando allá por los rumbos de Allende, Nuevo León, del lado oriente del Río Ramos, llegué a un lugar donde había muchas Quintas, todas ellas muy bien dispuestas y con su nombre bien pintado para mejor identificación. Seguí más hacia el oriente y después de haberme empacado un pollito en olla de barro con frijoles en bola, preparado por quien dijo ser el cocinero oficial de las cabalgatas de los Moreira (no de esos que están pensando sino de los otros), continué mi recorrido a ver que más me hallaba.

¡Y –no me lo van a creer- llegué a un lugar donde las quintas se dejaron de llamar quintas y se empezaron a llamar Sextas, unas quesque porque estaban más grandes y otras nomás porque ya estaban muy lejos!

¡Aaaah que raza tan ocurrente es la norestense!

Anuncios

¿Y esto como se llama?

In Monterrey on diciembre 8, 2009 at 12:09 pm

Como Rayados va a la final del Apertura 2009, Televisa cerrará a pago por evento la transmisión del juego en Monterrey.

Ni tardo ni perezoso, el Gobierno de Nuevo León empezó a hacer vaquita entre los alcaldes metropolitanos para recaudar los 10 millones de pesos que la televisora busca recaudar para dejar la transmisión del partido en señal abierta y pagarlos como debe de ser a dicha empresa. Total, todo sea por el bienestar del pueblo.

¡Vaya manera de hacer negocios!

Tercera llamada, tercera…

In Monterrey on septiembre 23, 2009 at 3:37 pm

Al punto de las 15:10 de ayer, el sonido de un rayo con su resplandor llamó mi atención hacia la ventana. En exacta sincronía,  la grúa que construye un edificio cercano se detuvo y sonó una alarma y los albañiles empezaron a abandonar la construcción.

Enseguida empezó a caer el telón. Un telón de lluvia recia adornada con granizos que fue borrando poco a poco la vista de Monterrey.

Fue así como el verano terminó.

Tercera llamada, tercera. Se levanta el telón y el otoño llegó. Ni siquiera Vivaldi lo habría hecho mejor.

¡Aplausos, hasta mañana!

El Río Fiera, Bramaba | A 100 años de una inundación de Monterrey

In Monterrey on agosto 27, 2009 at 3:07 pm
Monterrey 1909

Monterrey 1909

Entre 3 mil y 5 mil personas se calcula que murieron entre  27 y 28 de agosto de 1909, en lo que hoy es la ciudad de Monterrey.

Lluvias torrenciales desbordaron por enésima vez el Santa Catarina y el cauce embravecido arrasó con parte de la ciudad del mismo nombre y las colonias Independencia y centro de Monterrey. Se dice que el cauce desbordado, abarcó hasta la zona de Gonzalitos y de ancho desde la calle Hidalgo hasta el punto donde hoy se encuentra la basílica de Guadalupe.

Igualmente arrazó con instalaciones industriales como las de La Fama y Fundidora y de hecho se estima que gran parte de la actual zona aledaña al cause del Santa Catarina, está fincada sobre el sedimento arrojado por aquel desbordamiento.
“El Río Fiera, Bramaba: 1909”, es el título de un libro que da cuenta del acontecimiento y cuya reedición será presentada hoy, a las 20:00 horas, en el antiguo Colegio Civil de Monterrey. El solo título dice mucho de la ferocidad del embate, y me hizo recordar aquel día de 2004 en que, hablando con mi madre a mi natal Zargoza, Coahuila, me contó que había ido a ver “crecido” el río San Antonio: “bufaba el agua como animal, que hasta daba miedo”, me dijo; y al día siguiente, la noticia fue que esa agua “bufadora” había arrazado con la Villa de Fuente, en Piedras Negras.
La realidad y los planes para el Santa Catarina
La realidad y los planes para el Santa Catarina

De extremos es siempre el clima del noreste. Hoy padecemos la sequía, pero de pronto, otro fenómeno meteorológico nos traerá las inundaciones repentinas y nuestras ciudades, fundadas y crecidas a la margen de los ríos, nunca estarán completamente a salvo. Menos aún cuando no hemos acabado de aprender la lección.

Aun sin ser especialista en esos temas, se puede advertir el caso del Santa Catarina como un buen ejemplo de nuestra propia necedad. Hemos olvidado que es el único drenaje natural de una parte de la Sierra Madre y dejamos de lado que  ésta, por sí misma, es capaz de contener fuertes tempestades, haciendo caer sus aguas en un solo punto en un par de días y arrojarlas -llevándose de paso cualquier obstáculo- hasta su desfogue en el valle de Santa Lucía, como ya pasó en 1909 y en 1988.

Si en aquellos años, el cauce casi limpio del río no soportó tal caudal y llegó a extenderse sobre la ciudad, ¿será posible que hoy, convertido en un canal de estiaje diminuto, pueda manternos a salvo?

3 mil ó 5 mil muertos no son un número conservador, pero aun así, en 1988 hubo entre 100 y 200 muertos más. ¿Cuándo entonces empezaremos a aprender la lección?

Huyendo del verano

In Coahuila, Nuevo León on agosto 26, 2009 at 5:14 pm
 

Ayer, cansados del verano nos fuimos a buscar algún vestigio de otoño-invierno. Lo encontramos, obviamente al pie de la Sierra, en el acostumbrado recorrido de Laguna de Sánchez, Nuevo León, a Los Lirios, Coahuila.

Bosque de pinos, 15° Celsius, humedad y una que otra bonita postal, como las de abajo.

Nos leemos luego, raza!

 
Paso de Lobos - Laguna de Sánchez

Paso de Lobos - Laguna de Sánchez

 
Sol poniente

Sol poniente

 

¡Sin albur!

¡Sin albur!

¡Bonito color, eh!

¡Bonito color, eh!