Por mi raza hablará el Piporro

La luz de mi vida

In A veces me da por escribir on mayo 12, 2008 at 10:54 pm

Pues aquí sigo rescatando cosas escritas hace buen rato.

Creo que esto fue lo primero que escribí y me atreví a enseñar a alguien más. No es una chulada, la verdad, lo leo y releo y no me acaba de gustar, pero en su momento me gustó y sobre todo, me nació así espontáneamente y con mucho sentimento. Jaja. Que cosas, nomás de pensar cómo han cambiado mis circunstancias desde entonces, me quedo sorprendido. Esto se llamaba:

 

El sol de mi vida

Volverá a brillar el sol en mi vida algún día…

El sol que ahora está ausente, dejará caer de nueva cuenta sobre mi cuerpo sus rayos cálidos como un abrazo confortante, y se iluminará de nueva cuenta mi rostro con una sonrisa afable, tal vez igual que aquélla que surgió cuando te conocí.

Sí… volverán los colores a las cosas que ahora veo oscuras, y el cielo se tornará de nueva azul y los bosques verdes; y todos los colores vivos retornarán a mis ojos, y de nuevo las sensaciones a mis manos, y con ellas, la inigualable transparencia de las aguas limpias, de los ríos frescos en que nos encontramos.

Aunque no esté junto a mí el claro café de tus ojos bellos, ni el blanco de tu piel tan suave, ni el negro contrastante de tu pelo entre mis manos; encontraré otros colores para motivarme, para sonreír en medio de esta bruma que hoy me agobia, para vencer la adversidad de tus ausencias tristes, para olvidar tal vez toda memoria.

Cierto… habré de estar solo este día, y sentiré otra vez la pesadumbre de tu ausencia y su melancolía; pero pronto tu ausencia física será también emocional. Te alejarás de mi mente, de mi corazón y mis memorias, y yo saldré volando hasta la inmensidad, hasta las alturas a que aspira todo ser universal.

Sí…. volverá a brillar el sol de mi vida algún día.
El sol que ahora está ausente, dejará caer de nueva cuenta sobre mi cuerpo sus rayos cálidos como un abrazo confortante; y se iluminará espontáneamente mi rostro con una sonrisa alegre, seguramente mejor que aquélla que se ocultó cuando, sin buscarlo, te perdí.

EuK

Monterrey, N.L.
Otoño Boreal de 2004.

 

Y luego esto tuvo su secuela. Aquí se las dejo:

La luz que brilló en la vida del hombre.

La luz brilló en el camino del hombre
Y dejó de estar triste, para sonreír.
Pasaron los vientos y las tempestades; pasó la hecatombe,
Y la luz brilló en la vida del hombre, que ahora es feliz.
Calmaron los cielos, volvieron las aves, llegaron los besos.
Sus brazos fueron para los abrazos y sus labios toscos para sonreír.
La luz brilló en el camino del hombre
Que enfrentó a sus miedos, para proseguir.
Ya no hay más derrumbes en los corazones,
Ni más decepciones que lo hagan a llorar.
La luz ha brillado en la vida del hombre,
Que vive su vida, sin tenerle miedo a la soledad.
Cantando y gritando que su vida es libre,
Escribiendo y hablando de felicidad,
Encontró la luz en su camino el hombre
Sin pedirle a nadie que se deje amar.

EuK

Meseta del Chipinque, N.L.
Otoño boreal, casi tiempo de frío de 2005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: