Por mi raza hablará el Piporro

Reynosa y los reynosenses

In Tamaulipas on marzo 11, 2010 at 4:38 pm

Viví y trabajé en Reynosa 3 años, tiempo suficiente para conocer a muchos reynosenes; y cuando digo reynosenses hablo de hombres y mujeres nacidos en Reynosa o sus inmiediaciones, hijos de hombres y mujeres nacidos en Reynosa y alrededores, es decir, que cuando digo que conocí a muchos reynosenses, hablo de tamaulipecos auténticos y no de foráneos recién llegados, como lo era yo.

Los conocí de todas las edades, ocupaciones, inclinaciones políticas, creencias religiosas y niveles sociales y puedo decir de todos ellos que son, sin excepción y hecha salvedad de las eventuales fallas propias de todo humano, hombres y mujeres de bien, entregados a sus trabajos y negocios honrados y a sus familias, ajenos al ambiente de la violencia y la clandestinidad.

Como buenos norestenses, los habitantes de Reynosa poseen una franqueza amable y una hospitalaria apertura a entablar amistades, comparten sin empacho con los visitantes la comunión de la cerveza, el fara fara y la carne asada y no dudan en bien recibir a aquellos que por cuestiones laborales llegan para quedarse en su comunidad.

Gracias a esa bonhomía de los reynosenses, son de Reynosa y viven en Reynosa algunas de mis mejores amistades y algunas de las personas que más han influido en mi vida y que merecen por ello un lugar especial en mi corazón.

Por eso me entristece lo que sucede en esa ciudad. No necesito describirlo, ya todos lo saben. Tampoco necesito poner aquí imágenes y videos de ello. No es el morbo por la violencia lo que me hace escribir estas líneas. Es, más bien, la conciencia de que en esa ciudad hay mucha gente noble y buena, personas con las que tuve oportunidad de compartir mi vida y que me dieron la oportunidad de entrar en su casa y hacerme sentir como en casa propia y que por las cualidades que ya he mencionado, creo que merecerían la esperanza de vivir tranquilos en su comunidad.

Una de esas amistades, me hizo llegar una sentida carta en la que expresa su pensar:

Reynosa, el estado de Tamaulipas, somos tú y yo, nuestras familias, los obreros, los empleados, las amas de casa, los niños llenos de alegría e inocencia, la esperanza y vitalidad de los jóvenes; los empresarios, los profesionistas, los industriales, que cada día nos levantamos y nos reinventamos para tener una vida digna, esto es Reynosa, esto es Tamaulipas, gente amigable, honesta, frontal y emprendedora.

Yo leo esa carta y me conmuevo en medio del contexto de donde esas expresiones brotan…. Y la vuelvo a leer y me vuelvo a conmover y me siento impotente de no poder hacer más.

Ojala que todo termine pronto, y que viva Reynosa y que vivan los reynosenses y que vivan en paz. Son gente noble y buena, vivir con alegría y tranquilidad es lo mínimo que se merecen. Y envío desde aquí un fuerte abrazo y mi solidaridad y compañía en la distancia a mis amigas y amigos reynosenses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: