Por mi raza hablará el Piporro

No estamos muertos (Versión 2.0)

In Así empezamos on febrero 3, 2010 at 12:03 am

Volvimos al Noreste, al parecer sólo por un tiempo. Volvimos para encontrarnos con que Torreón es un baño de sangre, Saltillo tendrá un gran monumento al Sarape y otro a Cristo, por aquello de que todos somos católicos; y también para reconfirmar que Monterrey sigue siendo la ciudad más cara de México.

Volvimos para redescubrir los tesoros culinarios que esconde Ciudad Victoria, tan Norestense como Huasteca, tan capital como provincia.

Volvimos volando a 30 mil pies de altura, desde donde contemplamos -majestuoso- el Cerro de Bernal, el río Pánuco, la costa Tamaulipeca junto al Golfo de México y de pronto y, humeante, la ciudad de Tampico.

Volvimos para saber que ya no somos los mismos.

Atrás, dejamos una Ciudad de México espléndida y de cielos claros, limpios, limpísimos que cualquier regio los envidiaría. Cielos tan limpios y tan azules sólo comparables con los del verano en Nuevo Laredo.

Volvimos sólo para darnos cuenta que lo que dejamos atrás, atrás se ha quedado y que lo que vemos hoy, se ve muy distinto. De esos temas iremos hablando poco a poco en este extraño retorno a El Norestense.

¡Que comience el fandango!

Anuncios
  1. ¡Que comience el fandango! Ya se le extrañaba. A ver si nos comparte sus vivencias más seguido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: