Por mi raza hablará el Piporro

Lo de mañana puede estar peor….

In Nuevo León, Tamaulipas on febrero 17, 2009 at 6:37 pm

Cuando abrí este blog nunca lo hice con ganas de sembrar desánimo… Por el contrario, buscaba sólo relajrme. Pero los veintitantos muertos de días pasados en Torreón, los bloqueos de hoy otra vez en Monterrey y, sobre todo, los bloqueos y la balacera acontecida hoy en Reynosa (las tres ciudades me son cercanas y entrañables), me han dejado algo preocupado en el mejor de los casos.

Hoy en Reynosa hubo perseecusiones, balazos y muertos; granadazos y amenazas de bomba. Cayeron soldados y delincuentes. Y hubo también bloqueos a la vez, de tal suerte que los ciudadanos comunes, los que no están de un lado ni del otro, como tú y como yo, enfrentaron por un lado a otros ciudadanos que les impedían el tránsito, y por otro, tuvieron que salir huyendo del combate entre federales y narcos.

Incluso, según la crónica de Enlíneadirecta, el propio alcalde y otros funcionarios municipales y estatales, tuvieron que salir huyendo de algún evento en que se encontraban.

Yo viví en Reynosa. Sé lo que son las balaceras y sé cuándo una puede ser “una más” de tantas que ahí suceden al mes. Pero lo de hoy no fue normal. Involucró en el caos a casi toda la ciudad, o al menos, los lugares más usuales y concurridos, a base de balazos, amenazas y bloqueos. Y, algo que me llama particularmente la atención, es que ese caos afectó a autoridades sin distingo alguno, e hizo que le entraran a los tiros no sólo policías federales, sino también estatales y que salieran huyendo incluso funcionarios del gobierno del Estado. Algo que  desde mi humilde opinión, no es común al menos en Tamaulipas, o al menos en Reynosa, y que dice mucho del nivel en el que la ofensiva delincuencial viene planteada ahora, ya sin respeto de esas pequeñas líneas sobreentendidas que en algunos momentos los propios delincuentes han decidido respetar para mantener su propia tranquilidad en casa y que llevan a afirmar a muchos -lo que yo no puedo hacer- que han existido acuerdos entre autoridades y delincuentes.

En todo ese panorama, no quiero ser alarmista. Pero creo que el narco ya encontró el punto flaco del estado mexicano. Y ese punto flaco, es la pobreza y la necesidad económica en que se encuentran muchas familias mexicanas que, a cambio de un poco de dinero y una mochila, están dispuestos a jugarse su integridad e incluso la de sus hijos, en una lucha que técnicamente no tendría que ser suya. E igualmente ha encontrado que es fácil usar a ese México bárbaro como un instrumento más de desestabilización y, he de decir con pena, que lo está sabiendo usar muy bien.

Insisto. Yo no quiero sonar alarmista y espero que sea la única vez en que este blog tengo que hablar de un tema así de triste e inquietante. Pero creo que si no se pone atención en lo que pasó hoy, lo de mañana aquí o en Reynosa, todavía puede estar peor.

Anuncios
  1. Así estan las cosas, mi querido Eucario. Es difícil mantener las sonrisas sin parecer hipócrita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: