Por mi raza hablará el Piporro

Archive for the ‘De aquí y de allá’ Category

…Y ahora con ustedes ¡Masiosare, el Extraño enemigo!

In De aquí y de allá on abril 14, 2009 at 10:47 am

Interrumpimos la sesión de respuestas para dar espacio al pavoroso caso de la protesta mexicana contra Burger King.

5757575575

Dice el embajador de México en España, que la publicidad de arriba denigra a los mexicanos, porque hace un uso ofensivo de la bandera mexicana (otrora la más bonita del mundo, recordarán ustedes); al estereotipar al mexicano con una imagen que no corresponde a la realidad.

Y yo de inmediato busqué la susodicha publicidad impresa y la mera verdad me quedé pensando ¿a qué el de la izquierda no es mexicano también?

Así es, mis queridos siete lectores frecuentes de este blog. Si vemos que el Texican Whopper se anuncia con la imagen de un vaquero junto a un luchador, de inmediato sabremos que ¡AMBAS IMÁGENES CORRESPONDEN A ESTEREOTIPOS CON LOS CUALES PODEMOS IDENTIFICARNOS!

¿O qué, apoco acá en el  norte de México no hay vaqueros? Sí los hay, y los ha habido desde siempre, es más, todos sabemos que el cowboy texano es la versión «nice» del vaquero mexicano, al igual que el rodeo lo es de nuestro valiente jaripeo norestense. Y ojo, estoy hablando de JARIPEO, no de charreadas ni nada de eso que importaron los pirrurris norestenses (con todo respeto), de allá de los charros de Jalisco. Por eso, finalmente existe el término texican, porque hay cosas que son tan mexicanas como texanas y que identifican tanto a una parte de los texanos como a una parte de los mexicanos. ¿O no? ¿Que cuáles son? pues ahí van algunas: los vaqueros, el jaripeo o rodeo, la carne asada, la barbacoa, la carne con chile y frijoles, el taco, la tortilla de harina, el mismísimo Alamo, el Río Bravo, la música tex-mex, el chicano country, las pitas, las fajitas, el camino real, las nueces, los mezquites, el sombrero, las botas, las chaparreras ¿quieren más o les guiso un huevo?

Pero para no desvalagarnos mucho, yo les diría en otras palabras que si a mí, como coahuilense por derecho de sangre, o como nuevoleonés por adopción, o como tamaulipeco por afinidad, me ponen las imágenes de un vaquero, de un charro y de un luchador y me preguntan cuál de las tres se identifica más con mi patria chica, sin dudarlo diré ¡LA DEL VAQUERO!

Ahora, que si el luchador es chaparrito y el vaquero es grande, yo creo que tampoco ese detalle implica estereotipo alguno. Por el contrario, todos los mexicanos sabemos que en la lucha libre mexicana, no sólo han habido luchadores grandes como el Santo o Blue Demon, sino que también han habido glorias «chiquitas», como Aluche, Santanón, Mascarita Sagrada, etcétera. Así que contrario a lo que dice Zermeño (perdón, excelentísimo señor embajador plenipotenciario de México en España), lo que yo veo no es un estereotipo desapegado de la realidad, sino por el contrario, veo la imagen de un luchador enanito, de esos que tantas glorias han dado a la lucha libre mexicana.

Y en cuanto al uso de la bandera (espero que no me sancionen por no escribirlo con mayúscula inicial), creo que tampoco es del todo inaedecuado. Al contrario, a mí me da orgullo (mesurado, tampoco me lo prolongo mucho), ver a la bandera mexicana más allá de mi territorio. Sea, como sea; e igual me honró verla ondear en las calles de Londres con motivo de la reciente visita de Calderón a aquellas tierras, como me divierte y a lo mucho me mueve a la reflexión, verla caricaturizada en algunos episodios de South Park, en los que por cierto (ahí sí) se pinta muy chabacanamente nuestra realidad tercermundista.

En fin, creo que la famosa protesta de Zermeño contra la publicidad famosa gracias a él, pone peros, puntos y comas donde no tendría qué haberlos. Y llama la atención para decir que hay ofensas donde simplemente no las hay, nos deja a los mexicanos mal parados, pues nos proyecta como acomplejados y sensibles, dados al patriotismo simplista y (Dios no lo quiera) hasta al nacionalismo a ultranza, en plena madre patria donde los españoles no dudarán en tirarse ahora sí con todo sobre nosotros por parecer tan irritables con simplezas publicitarias.

De modo que si yo tuviese al señor Embajador al frente, simplemente le pediría ¡No me defiendas, compadre!

¿O ustedes, qué opinan?

¡A descansar y cuidarse, raza!

In De aquí y de allá on abril 7, 2009 at 1:19 pm

Y nos vamos con estas palabras atribuidas a Carlos Castillo Peraza:

«Nadie sabe lo que es ni lo que fue una ciudad si no ha percibido sus aromas. Nunca serán cultos los hombres que sólo saben a qué huelen su pueblo, su domicilio, su cocina local, su propia patria. Sólo serás culto si logras reconocer con tus narices las frutas, los animales y los rincones ajenos. Si no tienes civilización no tendrás ni aldea. Si no sales de tu aldea, nunca tendrás mundo».

¡Así que, os convoco a descansar y cuidarse, pero si salen, procuren disfrutar del corral norestense en toda su extensión!

In De aquí y de allá on abril 3, 2009 at 11:48 am

Esto lo dice hoy Gerardo Hernández, en Capitolio. Y creo que tiene razón….

La Selección, insisto, no representa al país ni sus valores. Es negocio de fariseos y de televisoras que no crean afición, sino adictos a un espectáculo caro, enajenante y chatarra. Mientras las cosas marchen igual y el público no deje de acudir a los estadios y de aplaudir a fracasados llenos de complejos, así traigan al Zagallo de 1974 y rejuvenezcan y fichen, naturalizados ya, a Di Estéfano, Pelé, Cruyff y Maradona, el nuestro será un equipo ratonero.

No es que los futbolistas deban vivir en la inopia, pero sí, por lo menos, que demuestren vergüenza, celo profesional, dignidad, decoro, que pisen el campo con honor y desquiten los sueldos que les permiten vivir como rajás, en un país mayoritariamente de pobres. Y otra cosa: más respeto a la bandera, usada como señuelo en espectáculos bochornosos.

In De aquí y de allá on marzo 24, 2009 at 4:39 pm

El sábado 28 de marzo, millones de personas apagarán sus luces de 8:30 a 9:30 pm para demandar acciones frente al cambio climático.

¡Interesados, uníos!

¡No estamos solos!

In De aquí y de allá on febrero 19, 2009 at 9:05 pm

Desde que abrí este blog, hará casi un año, he estado buscando otros sitios que divulguen y presuman dignamente la identidad norestense. Cual astrónomo en la búsqueda de otros planetas con vida, o cual Pedro Ferriz preguntándome si acaso un mundo nos vigila, o como esos científicos que pasan horas y horas en la búsqueda de ondas radiales provenientes del espacio exterior, para de ese modo saber si al menos es probable que allá en el infinito, haya vida inteligente, he pasado horas y horas frente a la computadora revisando los resultados de los buscadores, a  la búsqueda de la palabra «norestense».

No he encontrado mucho. Algún blog abandonado que habla de la pérdida de la identidad rural norestense y, obviamente, algunas cosas bastante dignas de leerse y aplaudirse, que se escriben desde San Luis Potosí (sí, algunos dicen que hasta allá llega el noreste y yo no soy nadie para andarles enseñando que están equivocados), por unos hermanos de apellido Adame, con los que aclaro que no tengo vínculo ni parentesco alguno. Y, desde luego, está también xploranorte.com, de mi admirado amigo y paisano Rodolfo López.

Pero de ahí pa’l real, el ciberespacio que cada segundo es cada vez más grande, igualito que el universo, pareciera que no tiene más vida norestense.

Pero hoy, amigos míos, hoy, finalmente llegó la famosa onda radial del espacio exterior que por tanto tiempo estuve esperando.

Revisaba las estadísticas del blog, y algo llamó mi atención. Ahí, entre decenas de búsquedas despistadas que dan al sitio y que no tienen nada que ver con su contenido, encontré una visita que surgió de un usuario que buscaba el dominio www.norestense.com, y nomás por pura curiosidad me dije, vamos a ver a dónde nos lleva.

Y ¡oh sorpresa! que he encontrado un sitio muy interesante.

Aunque confieso que me dio un poco de celo el nombre, a la vez reconozco que www.norestense.com es la «casa» donde «vive» una lámpara muy jumeada en eso de la cultura norestense, o sea, un norestense más vivido que yo y por tanto, más conocedor de nuestra tierra, historia y tradición. Y entiendo también que la vocación del sitio, tiende puramente a lo cultural, a diferencia de mi blog que como blog que es, no deja ni dejará de ser una expresión personal de quien esto les escribe, es decir, no deja de ser una bitácora de vida, de expresión de ideas desde una perspectiva puramente personal, de descripción del día a día, de lo anecdótico, de lo trivial, de lo reflexivo, de lo sexoso, de lo crítico, de lo que ustedes quieran y, también, de defensa de mi identidad geográfica norestense, de la cultura en la que nací y en la que orgullosamente sigo viviendo.

Así que superado el celo del nombrecito, no me quedó más que felicitarme a mí mismo por haber descubierto que otro sitio norestense existe y, por lo demás, decirle a su autor, a quien por cierto, tampoco conozco ¡ENHORABUENA! e invitarlos a ustedes a que lo visiten.

titulo

¡Y que viva el noreste, sí señor!